martes, 6 de julio de 2010

El impacto de lo que no se dice...


La semana pasada la DGT lanzó su nueva campaña de seguridad vial. Y sorpresa, sorpresa, han dejado a un lado la sangre y el efecto directo de los accidentes de tráfico: ni niños rompiendo el parabrisas, ni accidentados en silla de ruedas, ni coches volcados... de eso, ni rastro. En su nueva campaña simplemente muestran los efectos secundarios de los accidentes de tráfico y a los que los sufren: aquellos que reciben la fatídica noticia.

A mi gusto, la campaña es genial y mucho más impactante... pero juzgad vosotros.



Lo mejor de todo es que no sólo ya no muestran los accidentes (algo que, sinceramente, creo que a la gente ya no le impactaba), sino que ni mencionan esa palabra (accidente). De tal manera que es el propio espectador el que se imagina la historia y la hace suya... En cuanto hacemos propia una historia, el efecto y el impacto que ésta puede tener en nosotros se multiplica porque, de alguna manera, esa historia pasa a ser algo nuestro, algo propio que se puede reinterpretar de una manera más cercana.

Hay que llegar a nuestros clientes de una manera ya no simplemente directa, sino de una manera que los involucre y los haga partícipes, ya no de una historia, sino de su historia.

1 comentario:

Mikel Markuleta @mmarkuleta dijo...

uffff...
desde luego, le han vuelto a dar una vuelta y han conseguido volver a emocionar ahora que ya eramos inmunes a los accidentes. La piel de gallina se me ha puesto